Clínica de medicina Fetal

Cuidamos de tu bebe desde antes de nacer

Nos permite detectar alteraciones y enfermedades que pueden diagnosticarse desde la etapa prenatal, o bien nos brinda herramientas para identificar riesgos de asfixia (bajo nivel de oxigeno) en el feto.

Contamos con equipo de última generación para brindarle imágenes por ultrasonido que ayudan al médico a diagnosticar y tratar condiciones detectadas por el mismo.

El ultrasonido es un estudio simple, rápido y con un alto índice de certeza diagnóstica que no condiciona ningún riesgo en el embarazo y cuando hay duda, se complementa con otras técnicas de imagen como radiología, tomografía computada o resonancia magnética.

Durante la vigilancia de tu embarazo cobra importancia 4 ultrasonidos a lo largo de tu embarazo.

ULTRASONIDO DE PRIMER TRIMESTRE 11 – 13.6 SEMANAS Y DUO TEST

Es definitivamente el estudio muy  importante  en el embarazo; permite conocer con precisión la edad y posible fecha de parto.

Sospechar de cromosomopatías ( trisomía 21, 13 y 18, monosomía X).
Defectos cardiacos.
Defectos del tubo neural (acrania y mielomeningocele).
Determina riesgo de Preeclampsia de inicio temprano ( mayor de 34 semanas).
Parto pre término.

En embarazos gemelares permite el diagnostico de cronicidad, evaluar la forma de seguir el control del embarazo y predicción de Síndrome de Transfusión Feto-Feto, y la forma en la que se debe llevar el embarazo.

Este estudio debe realizarse a todas las pacientes embarazadas sin importar su edad. Idealmente debe hacerse con  dúo  marcador  el cual debe programarse una semana antes del ultrasonido, el cual se hace entre 11 – 13.6 semanas de gestación o entre 45 – 84 mm de longitud cráneo.

PAPP-A y βhCG entre la semana 10 y 13.6.

Permite detectar fetos con riesgo de Trisomía 21, Trisomía 13 y Trisomía 18 (ID 70%).

Aunado al USG de primer trimestre aumenta su Índice de detección al 85%.

ULTRASONIDO ESTRUCTURAL NIVEL II SEMANA 18 A 22

Entre las 18 y 22 semanas, el feto ha desarrollado la mayoría de sus estructuras anatómicas. En manos expertas, la capacidad para detectar cualquier anomalía en estas estructuras supera el 80%.

Este es el segundo estudio ultrasonografíco  más importante en la gestación ya que permite establecer normalidad estructural y descartar defectos congénitos entre otros.

Debe realizarse a todas las pacientes embarazadas, entre las semanas 18 y 22 de la gestación, idealmente a las 20 semanas.

Momento ideal para conocer el sexo fetal, al igual que imágenes en 4D.

Pacientes que no se realizaron el ultrasonido en primer trimestre, este ultrasonido brinda también algunos marcadores genéticos para diagnósticos de aneuploidias (alteraciones genéticas – cromosómicas), tamizaje de Preeclampsia y parto predetermino.

Se realiza un estudio estructural temprano, en caso de sospecha de alteraciones estructurales, principalmente cardiopatías, en un estudio previo.

El estudio estructural tardío se considera a partir de las 22 semanas de gestación.

1.- La cabeza y las estructuras internas: Estos elementos son examinados muy de cerca. Se hacen medidas que incluyen la circunferencia de la cabeza y el diámetro biparietal. De igual forma, se puede vislumbrar el rostro del bebé y detectar problemas como el labio hundido.

2.- La espina dorsal: La espina es revisada para asegurarse de que está completamente cubierta de piel y que las vertebras se están formando y alineando adecuadamente.

3.- La pared abdominal: La pared abdominal se analiza para asegurar que envuelve todos los órganos internos. También se mide la circunferencia abdominal para calcular el tamaño del bebé.

4.- El corazón: El corazón es examinado para ver si las 4 cámaras tienen el tamaño adecuado y se conectan por válvulas que abren y cierran con cada latido del corazón. Las principales arterias también son examinadas.

5.- El estómago: El estómago debe estar localizado justo debajo del corazón y debe estar lleno de líquido amniótico que tu bebé está tragando constantemente.

6.- Los riñones y la vejiga: Se revisa que los riñones y la vejiga estén formados y funcionen adecuadamente.

7.- Las extremidades: Se confirma la formación de brazos, piernas, manos y pies. Los huesos del fémur y del húmero son medidos para verificar que el crecimiento sea correcto.

8.- La posición de la placenta: Se medirá la distancia de la placenta al cérvix y es posible que se recomiende otro estudio entre la semana 32 y la 34 para verificar si se ha movido.

9.- El cordón umbilical: Se cuenta el número de vasos dentro del cordón umbilical. Usualmente, lo conforman 2 arterias y una vena.

10.- El líquido amniótico: Se evalúa que la cantidad de líquido amniótico se encuentre dentro del rango normal.

Aunque se puede detectar una gran cantidad de defectos de nacimiento a través del ultrasonido estructural, también hay muchos que no pueden serlo. Entre la semana 18 y 23, el porcentaje de detección de anormalidades estructurales suele ubicarse entre el 40% y el 70%.

Por otro lado, existen otros factores, como la posición del bebé, que pueden limitar el diagnóstico a través del estudio.

La ecografía 4D, representa la imagen en movimiento combinada con la reconstrucción volumétrica, es decir, superficie de las estructuras. Mientras que la tecnología 3D, es una reconstrucción de la imagen a través de la computadora de manera estática.

En embarazos gemelares permite el diagnostico de corionicidad, evaluar la forma de seguir el control del embarazo y predicción de Síndrome de Transfusión Feto Feto, y la forma en la que se debe llevar el embarazo.

ULTRASONIDO DE CRECIMIENTO SEMANA 28 A 32

Este estudio es también de gran importancia ya que aporta información acerca de la calidad del crecimiento del bebé en el tercer trimestre, época en la cual el feto sensible a influencia de factores tanto propios como maternos que pueden comprometer el bienestar del bebé.

Se realiza mediante la medición del flujo sanguíneo con Doppler en las arterias y vasos mas importantes del feto, lo cual va a reflejar el funcionamiento de la placenta.

Este estudio debe realizarse rutinariamente a todas las pacientes embarazadas entre la semana 28 y 32, con mayor razón en aquellas que cursen con diagnósticos de enfermedad materna crónica.

Este estudio además de evaluar el crecimiento fetal proporciona información acerca del bienestar fetal e identifica defectos estructurales tardíos.

En aquellos casos en los que se haya encontrado un compromiso del crecimiento fetal esta indicado realizar un estudio de la circulación sanguínea fetal mediante el uso de tecnología Doppler pulsado y color.

Este estudio permite saber la manera como el feto se adapta al medio ambiente intra uterino y nos dice, de manera altamente fiable, las posibilidades que el feto tiene de continuar su vida intrauterina sin dificultades.

Es un reflejo del funcionamiento placentario y de la adaptación fetal a un medio ambiente hostil, por lo cual es, hoy por hoy, la mejor herramienta para definir con precisión el momento adecuado para que el bebé nazca, sin poner en riesgo su supervivencia ni su integridad.