LAPAROSCOPIA

La cirugía laparoscópica   o “mínimamente invasiva” es una técnica especializada para realizar cirugía que en comparación con la cirugía tradicional abierta, los pacientes sienten menos dolor, tienen un período de recuperación más breve y quedan menos cicatrices.

La laparoscopía es una técnica quirúrgica que permite observar el interior del abdomen ya sea para establecer un diagnóstico (laparoscopia diagnóstica) o para realizar una operación (laparoscopia operatoria).

Las cirugías que se pueden realizar en el área ginecológica por medio de la laparoscopia son: diagnóstico de  dolor pélvico, endometriosis o  esterilidad, extirpación de tumores de ovario, cirugía por embarazo ectópico, ligadura de trompas e  histerectomía. Para ello, se realizan pequeñas incisiones en la pared abdominal y, a través de ellas; se introducen una  cámara e instrumental muy pequeño que permiten manipular los órganos  sin tener que abrir el abdomen.

La  paciente puede abandonar el hospital el mismo día o después de una noche, siendo la recuperación y la vuelta a la vida normal casi inmediata.